Fin de temporada: Autoevaluación docente. Sam Gómez Aguado
23610
post-template-default,single,single-post,postid-23610,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-3.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Autoevaluación docente

Sam Gómez, nuestro músico especialista en didáctica en Impulsarte Psicología vuelve al #BlogImpulsarte con un artículo dentro de la serie “Fin de Temporada”. Nos habla sobre la autoevaluación docente como herramienta de mejora educativa.

No te pierdas el resto de artículos de la serie:

El por qué de tus éxitos y tus fracasos, por Marta G. Garay

6 pautas de nutrición para disfrutar del verano, por Raquel Santacruz

Autoevaluación docente, por Sam Gómez

Fisioterapia en campeonatos, por Mar Alagarda

¿Por qué autoevaluarse?

Un docente comprometido con su trabajo debe realizar un examen de su práctica profesional, esto es una parte crucial para la mejora educativa.

La autoevaluación de la práctica docente es un proceso en el que los profesores reflexionan sobre la adecuación y efectividad de su trabajo como profesionales de la educación de un grupo de alumnos. Su objetivo principal es recoger información suficiente y fiable de lo que sucede en el aula para colaborar en la mejora de la calidad educativa.

Para que la autoevaluación sea efectiva es importante que el profesor esté convencido de la necesidad de este proceso, para detectar sus fortalezas y debilidades entre otras cosas.

La preparación

La fase de preparación de la actividad docente, es decir, antes de ponernos delante de los alumnos, nos obliga a tomar decisiones respecto a los apartados que debería tener nuestra programación de aula: los objetivos didácticos de las áreas que vamos a trabajar, los contenidos, las actividades que consideramos más adecuadas para conseguir los objetivos propuestos, las estrategias y los recursos que resulten más congruentes con los objetivos y con la realidad concreta de los alumnos a quienes van dirigidos, prever las condiciones de espacio y tiempo para garantizar el aprendizaje del alumnado etc.

Es imprescindible en esta fase concretar los criterios, procedimientos, instrumentos y técnicas de evaluación mediante los que comprobaremos los progresos del alumnado

La práctica

En esta fase se reflexionará acerca de todo el quehacer educativo del profesor en las sesiones docentes. En este análisis conviene diferenciar aspectos como:

  • La motivación para el aprendizaje: acciones concretas que invitan al alumnado a aprender, la motivación inicial del alumnado, su motivación a lo largo del proceso, la presentación de los contenidos, etc.
  • La organización del momento de enseñanza: la estructura y cohesión de las secuencias en la actividad docente, actividades en el aula, recursos y organización del aula, etc.
  • La orientación del trabajo de los alumnos: la ayuda, colaboración y retroalimentación con el alumnado, instrucciones, aclaraciones, etc.
  • Seguimiento del proceso de aprendizaje: comprobación y mejora del proceso de aprendizaje, el clima del aula, etc.

La evaluación

Elemento esencial del proceso de enseñanza. En esta fase se reflexiona si han sido adecuados los criterios de evaluación establecidos, si los procedimientos han resultado eficaces y los tiempos para realizarla han sido los apropiados.

Más herramientas

Otras acciones que apoyan la validez y consolidación de la autoevaluación son la autograbación en audio o vídeo de la práctica para su posterior análisis, la aplicación de cuestionarios de satisfacción al alumnado, profesorado y familiares, la elaboración de registros de observación de las clases por otro profesor o director para su posterior análisis, recolección y revisión de evidencias de trabajos relacionados con la práctica docente para la conformación de un portafolio docente, revisión de literatura relacionada con la práctica docente para promover la reflexión y diseño de estrategias, organización de capacitación y/o actualización (cursos, talleres, etc.) sobre aspectos que el colectivo de profesores considere como importantes.

Plan de Mejora

Por último, una vez realizada la reflexión sobre la práctica docente y para que ésta cumpla su función final de mejora, es necesario elaborar un plan a partir de la identificación de las fortalezas y debilidades de la práctica.

En este plan se identifican los problemas, se analizan cada uno de ellos y se categorizan por orden de importancia. Se identifican las causas y proponen acciones precisas.

Es necesario identificar los recursos necesarios para realizar las acciones planteadas, pudiendo ser materiales o humanos. Finalmente se establecen los tiempos concretos en los que las acciones habrán de realizarse.

 

 

Como resumen, Sam Gómez presenta un sistema de autoevaluación de la práctica docente. Un proceso en el que los profesores reflexionan sobre la adecuación y efectividad de su trabajo como profesionales de la educación.

 


SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

Para recibir gratuitamente contenidos de Mar Alagarda, la fundadora de Impulsarte Marta G. Garay y los diferentes profesionales que conforman el Blog Impulsarte puedes suscribirte en el siguiente formulario. Somos un equipo especializado en la mejora de tu bienestar y rendimiento como músico, bailarín o actor.

No Comments

Post a Comment